¡Pan, trabajo y techo!

Por Alejandro Gaita

Ayer acompañé durante una jornada a una de las ocho marchas que plantarán cara a los recortes en Madrid el 22 de marzo: la etapa de Valencia a Torrent. ¿Por qué lo hice? No porque las cosas estén muy mal: eso lo tiene claro la mayoría. Lo hice porque pensé que valía la pena hacerlo. Hace poco me leí “Teoría e historia de la revolución noviolenta”, un esfuerzo de divulgación desde el mundo académico que me dejó convencido de la firme base histórica que tiene la organización y la acción noviolenta, condición necesaria para que cambien las cosas. Uno no puede leerse un libro así, quedar convencido y no actuar en consecuencia.

Lee el articulo completo en La Marea.

Anuncios
Publicado en Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Follow me on Twitter
A %d blogueros les gusta esto: