Haciendo historia

30

Cuando el humilde escarba en su propio juicio y cuenta con sus propias fuerzas contra la injusticia, suena la musica del tiempo. Parece entonces que la historia se despierte, que todo lo demás era un paréntesis, que se ha abierto una grieta que deja ver detrás un paisaje fresco y feraz. Es el momento de que las heridas mal cerradas vuelvan a oxigenarse y para que todo lo que estaba estancado vuelva a colocarse en el escenario. Para que en la repetida “frase de Marx” que nunca dijo, “todo lo solido se disuelva en el aire”. Para que·”todo lo estamental y estable se evapore”. Las memorias entonces se unen y se recuperan todas las juventudes ilusionadas y se dinamita la nostalgia. Podemos esperar a Godot eternamente, podemos caer en la melancolía como esas manos que dibujan manos o esas escaleras que conducen a escaleras en la pluma de Escher.  Podemos asumir que todo da lo mismo, que no hay curso marcado por el destino que pueda cambiar la biología de los mortales.

O podemos sacudir los hombros de la historia…

Juan Carlos Monedero

Anuncios
Publicado en Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Follow me on Twitter
A %d blogueros les gusta esto: